dimarts, 20 de març de 2012

Nos han dado la razón

Son varias cosas las que se juntan y todas nos llevan al mismo fin: van a por nosotros.

Primero ves la tele y no sales de tu asombro; después lees el blog, la noticia que enlaza Ana, y ya vas cayendo en la cuenta; pero es que después los amigos que ni son docentes ni funcionarios te lo hacen ver: la lleváis clara, éstos van a por vosotros.

Dicen que tu "enemigo" (vaya palabra después de las declaraciones del jefe de policía de Valencia) te da realmente tu dimensión. Pues los cuatro maestros debemos ser un oponente de cuidado cuando la administración autonómica valenciana parece que se quiere vengar por habernos manifestado y haber protestado por lo que creemos injusto. Parece que solamente está bien manifestarse para ciertas cosas y contra cierta gente. Por contra, aquí la gente, de todas las ideologías, por lo visto, se ha manifestado y, en algunos sitios se le ha apaleado, por expresar su legítimo desacuerdo con una serie de medidas que afectan al futuro de sus hijos. En fin, se protesta porque no se está de acuerdo en que se destine el dinero de sus impuestos, ése que ellos creían que se utilizaría para mejorar las perspectivas de futuro de sus hijos por medio de la educación, a intentar lavar la quiebra y la ruina que algunos dirigentes políticos han traído a esta tierra. El hecho está claro, por mucho humo que se venda: aquí no hay un euro porque quienes lo tenían que administrar, aquellos a los que se lo dimos, no saben decirnos cómo ha desaparecido ese euro, solamente nos dicen que no está y que de lo dicho y acordado que nos olvidemos. Si fueran un particular o una empresa ya estaríamos en el juzgado, pero ¿a quien podemos pedir responsabilidades si se trata de una administración? No nos ha quedado más remedio que manifestarnos para decirles que no aceptamos la situación. Y eso es lo único que podemos hacer: protestar. Si comparamos nuestro poder con el de ellos, vemos claramente que la desigualdad es abismal. No entiendo cómo el poderoso es capaz de atizar con saña al débil, no es de ninguna manera justo, ni honesto, ni de caballeros hacer algo así.

¿Qué repercusión pueden tener estas medidas en realidad?
Toda la vida julio ha sido laborable y no lectivo, así que nada nuevo bajo el sol; si hay que abrir los colegios mañana y tarde en junio y septiembre, solamente será una cuestión de redistribución de las horas del profesorado, que son las mismas se haga el horario intensivo o partido, como ahora pretenden. Supongo que habrán pensado en el calor que hace en estos meses a las cuatro de la tarde y pondrán aire acondicionado en esas aulas para evitar lipotimias y golpes de calor de los niños. Por otro lado, ya sabemos que nos iremos de vacaciones el día 24 de diciembre, no el 23: a nadie se le caen los anillos por ello.

Entonces, ¿por qué han sacado estas medidas y por qué las han hecho públicas ahora?
No le veo otra explicación que para señalarnos ante la sociedad, para hacernos culpables de lo que pasa, para evadir responsabilidades o, más castizo, escurrir el bulto. ¿Se creerá la opinión pública que los maestros nos hemos cargado la Comunidad Valenciana con nuestras tizas en las aulas?

Nos han dado la razón, aunque de la peor de las maneras. Hay un dicho castizo que reza "el que se pica, ajos come". Pero también han de tener en cuenta que quienes pasamos la mayor parte del día con sus hijos somos nosotros, los maestros, de los que sus hijos aprenden y aprenderán. En nuestro centro, también pasan bastante tiempo con nosotros sus amigos, familiares, conocidos, jefes, e incluso ellos. Así que yo no le veo sentido a todo esto, pero, claro, yo soy maestro, no gobernante.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada