dimarts, 22 de maig de 2012

Carta de un investigador a Rodrigo Rato (con oferta de trabajo incluida)



Querido Rodrigo,cid:1.3591657960@web171502.mail.ir2.yahoo.com
Eres mi ídolo. No sé cómo lo has hecho, pero el gobierno está considerando inyectar 7.000 millones en el banco que presidías. No es la primera vez que lo consigues: en 2010, el Estado os prestó 4.500 millones y después os avaló por 27.500 millones más.
Como investigador, te admiro muchísimo, pues ya querría tener tu capacidad para convencer a los gobiernos de que suelten el parné. Sólo esos 7.000 millones es más dinero que todo el presupuesto para investigación en los Presupuestos Generales del Estado (6.400 millones).
El desastre de Bankia me ha proporcionado una amarga satisfacción, pues confirma una de mis hipótesis científicas: la estructura política de nuestro país está podrida hasta las entrañas. En los consejos de administración de Bankia y sus corporaciones, estabais todos: Mercedes de la Merced y Manuel Lamela (PP), Arturo Fernández (vicepresidente de la CEOE), Maria Enedina Álvarez (ex-diputada PSOE), José Antonio Morán Santín (IU), José Ricardo Martínez (secretario general de UGT Madrid),etc.
¡Viva la meritocracia, coño!
No me puedo explicar el fracaso de Bankia: estaba en manos del más selecto grupo de mentes privilegiadas. No se habían visto tantos premios Nobel juntos desde la Conferencia Solvay de 1927.
Por bromitas como la de tu banco, este año no vamos a pagar los premios a los ganadores de la Olimpiada de Física. Empollones, frikis, cuatro-ojos, pajilleros compulsivos: ¡os lo tenéis bien merecido! ¿Qué hacéis estudiando física con 17 años? ¡Dedicarse ar furbol!
En el fondo, mi sarcasmo nace de la envidia. Tú ganaste el año pasado 2,3 millones de euros. Mi salario es 110 veces menor. Pero debo reconocer que la diferencia está justificada: yo sólo estudio las ecuaciones que describen los agujeros negros, mientras tú creas agujeros negros que ya quisiera la Galaxia de Andrómeda.
Rodrigo, te escribo porque quiero hacerte una oferta. Ahora que tienes más tiempo libre, me gustaría que te unieses al grupo de científicos que luchamos para que la ciencia española no desaparezca. Tu participación nos vendría de lujo. Con uno de tus golpes maestros, nos compramos el CERN, el telescopio Hubble y la NASA entera. Lo digo en serio: el presupuesto de la NASA para 2012 es de 18.000 millones de dólares. ¡Está a tu alcance!
Por cierto, Rodri, nos vemos este sábado en Sol. Hazme una perdida cuando llegues, ¿vale?
Un abrazo, crack.
Dr. Alberto Sicilia.
Fuente: Principia Marsupia
P.D.- Mi oferta a Rato va en serio. ¡Hagámos un poquito de ruido, a ver si nos responde!

dimecres, 9 de maig de 2012

La EOI de Castelló sigue actuando contra el derecho de huelga de los trabajadores del centro

De nuevo, como ya pasó con la convocatoria de huelga general, la dirección del centro quiere minimizar, si no anular, los efectos de las posibles huelgas del mes de mayo. En el caso anterior, publicando una lista de los profesores que iban a hacer huelga. Tras haber sido puesta en su sitio por los sindicatos, avisándole de las consecuencias de su actitud, la directora retiró dicha lista. La dirección del centro podía, conforme a la ley, solamente publicar los servicios mínimos.

Parecía que había aprendido la lección. Pero no: los días de huelga coinciden con exámenes finales de departamento y ahora nos encontramos los profesores con una nota en el casillero para que digamos en qué fecha queremos hacer los exámenes si es que hacemos huelga. Con lo cual ya se nos pone claro que si hacemos huelga lo único que haremos será perder nuestro dinero, para solaz de la administración, que encima sabrá quiénes hacemos huelga.

Voy a poner un ejemplo simple, por si nuestra directora leyese esto: imaginemos una empresa que monta bicicletas, pues resulta que el día de la huelga el operario que monta las ruedas hace huelga; la consecuencia es que no se pueden hacer bicicletas ese día. Por un lado el operario huelguista pierde su salario del día y por otro lado la empresa pierde un día de producción. Igual debería ser en un centro de enseñanza: el profesor de huelga pierde su salario y la empresa pierde su producción ese día, pero nuestra directora no quiere que se pierda ningún día y el de huelga hay que recuperarlo luego. Como si el operario que montaba las ruedas tuviese que recuperar el día perdido por la huelga un fin de semana. A todas luces no es justo. Más vale mandar el dinero a nuestros gobernantes directamente, ya que el trabajo hay que hacerlo.

Es muy triste que desde la dirección del centro se tome partido por la administración, cuando esa misma dirección está sufriendo la política de recortes de la administración. La verdad, triste e incomprensible. No creo que el personal de este centro se merezca esto.


dimecres, 2 de maig de 2012

Un sindiós

Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir


Desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. He aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos: Se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. Se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. En cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. No es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. Dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. Nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. A no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. Convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos a tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. A nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.